Alguien todavía debe estar dando vueltas al Parque O´Higgins en castigo por tremendos condoros ortográficos.