El resultado de dos años y medio de trabajo magramente remunerado, poco apreciado, ni celebrado. A veces hasta abandonado. Se viene el último material de la saga inquisidora del “Linarense” y recuerden que al final, a todos el tiempo nos termina poniendo en su lugar.