Gracias por asesinar una canción de infancia.