Imprímalo. Guárdelo en la billetera y consúltelo siempre.