Kill Bill en un minuto.

¡De culto!