Los videojuegos no matan a las personas. Las personas matan a las personas.