“No tengo nada que…”