Si eres hetero, está bien.
Si eres gay, está bien.
Si eres lesbiana, está bien.
Si eres asexuado, está bien.
Si eres bisexual, está bien.
Si eres pansexual, está bien.
Si no la tienes clara, está bien.
Si odias a personas por su sexualidad, puedes irte al carajo.

Vía lulz-time.