Steve Carell, en su mejor faceta de troll.